Nuestro objetivo es cerrar el ciclo.

El ciclo de la fibra de alpaca comienza en los Andes con las alpacas y sus agricultores, pasa por las manos de hábiles artesanos, es abordado por el equipo de Inkari y termina en su puerta.

Cerrar el ciclo significa crear conciencia, respeto y asombro relacionado con el impacto positivo de las alpacas en la naturaleza y en todos los que están conectados con estos animales únicos.